Vino Tinto Ferrerico

Tiempo de entrega: 24-48 Horas

El Vino Tinto Ferrerico es un vino de la añada de 2009, con una graduación alcohólica de 14º.

Procede del viñedo de Santa Maria del Camí, situada en la parte más llana de la Vila de Santa Maria. Se ha realizado un coupage de la variedad autóctona Manto negro con la foránea Cabernet Sauvignon. Ha reposado durante 12 meses en barricas de roble francés.

Vino tinto de color rubí de capa media, brillante y con ligeras tonalidades teja.

Tiene una buena intensidad aromática, predominando los aromas de frutas maduras, moras y especias como el pimentón y canela; todos ellos bien integrados y conjugados con la madera noble.

Su sabor es agradable y consistente. Es un vino equilibrado y largo. Al retrogusto vuelven a surgir las especias, y es muy persistente.

EL VINYET DE SANTA MARIA, descripción geológica y cultivo:

Es una llanura a una altura de 119 metros sobre el nivel del mar, compuesta por tierra fina y arcillosa. Muchos factores son los que hacen de esta tierra el lugar ideal para el cultivo de los viñedos, no es en vano que actualmente registre la más alta densidad de viñedos de toda la isla de Mallorca.

El cultivo se realiza de manera tradicional. La poda se hace después de San Antonio aprovechando la calma de enero, dejando tres o cuatro yemas en cada cepa. En marzo se ara la tierra con la arada del invierno, se separa la tierra de la cepa, y después se cruza con la misma arada. En abril se añade la arada del verano. En mayo se escamonda la cepa para controlar su producción. En en mes de junio es la época de atar los viñedos y controlar su evolución. Se vuelven a arar los campos para evitar las malas hierbas y para evitar la evotranspiración del terreno. A lo largo del mes de julio se arquea el viñedo y se hacen los últimos preparativos para pasar el largo verano. La Patrona de Santa Maria del Camí, avisa en el mes de septiembre que ja es tiempo de vendimia.

En el viñedo de Santa Maria hay un microclima que ronda el clima mediterráneo. Los inviernos con fríos con algunas heladas, lluvias habituales y no muy abundantes del mes de diciembre al mes de febrero. La primavera es suave, con escasas lluvias pero muy beneficiosas y, ocasionalmente, hay algunas heladas durante el mes de abril que pueden provocar grandes pérdidas en los cultivos. El verano es muy caluroso y sin lluvias. Después de la celebración de la Virgen de agosto, suelen caer lluvias que limpian la uva y entretienen los viñedos. El otoño aporta más lluvias que servirán de reservas para todo el año, y empieza a asomar el frío que seca y enrojece los frutos.

Cantidad:
*Imp. incl. 12,90 € / Pieza 0,00 € /

Revisiones

No hay revisiones para este producto. ¡Sé el primero!

Renuncia de responsabilidad de cookies

Acepto Este sitio web guarda pequeños fragmentos de información (cookies) en tu dispositivo con el fin de ofrecer un mejor contenido y para fines estadísticos. Usted puede desactivar el uso de cookies modificando la configuración de su navegador. Al navegar por nuestro sitio web sin cambiar la configuración del navegador usted nos está autorizando a almacenar esa información en su dispositivo.